Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog

 

El primer robot de ajedrez era español y cumple cien años

Federico Marín Bellón
02 de noviembre de 2012

Hace un siglo no había ordenadores, menos aún una tableta. Tampoco se sabía lo que era un chip o la memoria RAM, pero Leonardo Torres Quevedo, ingeniero de caminos y matemático español, creó la primera máquina capaz de dar jaque mate a cualquier humano que le pusieran enfrente. Antes, solo había logrado una proeza semejante El Turco, un autómata exhibido por Europa y Estados Unidos que llegó a derrotar a Napoleón. La diferencia entre el genio y el tramposo es que la máquina pensante construida por Wolfgang von Kempelen en 1769 escondía en su interior a un enano que jugaba como un gigante. Lo mismo puede decirse del Ajeeb, otro muñeco de barraca de feria, obra de un ebanista estadounidense, en cuyo interior se escondieron maestros de la talla del estadounidense Pillsbury, uno de los mejores de su época. (Este artículo fue publicado en el ABC de papel el pasado jueves, 1 de noviembre).

 

 

El Ajedrecista de Torres Quevedo era un ingenio asombroso capaz de realizar sobre el tablero los movimientos «pensados», primero gracias a unos brazos mecánicos y más tarde,  en una versión 2.0, por medio de imanes. Es curioso, porque ahora nos llamaría más la atención la primera solución. La máquina no era capaz de jugar una partida completa, pero sabía dar jaque mate con rey y torre contra rey, un final que cualquier aficionado debería aprender a dominar, si bien constituía toda una proeza en manos de un organismo inerte. 

El padre de Deep Blue

Por supuesto, aquel embrión de Deep Blue tenía carencias. El mate que ejecutaba de forma infalible no siempre conducía a la muerte del monarca contrario por el camino más corto o elegante. Lo que importa es que puede presumir de ser el primer robot de ajedrez de la historia. Hoy abundan los programas informáticos que por apenas 40 euros son capaces de derrotar a un gran maestro en un ordenador corriente. No hace falta recurrir a gigantescas computadoras como Deep Blue, que hace 15 años acabó con el reinado humano al vencer a Garry Kasparov, entonces campeón del mundo. El monstruo de IBM era capaz de calcular millones de posiciones por segundo. El Ajedrecista de Torres Quevedo, más modesto, se contentaba con elegir un movimiento y trasladarlo al tablero.

 

 

Pero la carrera de Leonardo Torres Quevedo va mucho más allá de su máquina de ajedrez. Fue la segunda persona capaz de demostrar el control remoto inalámbrico, solo superado por el célebre inventor austrohúngaro Nikola Tesla. También construyó aeronaves que llegaron a ser utilizadas por franceses y británicos durante la Primera Guerra Mundial -su mayor aportación fue mejorar la seguridad de los dirigibles- y sus diseños de teleféricos, el primero de los cuales instaló en su pueblo natal, fueron empleados en todo el mundo. Probablemente el más famoso sea el «Transbordador aéreo español del Niágara», de casi 600 metros de longitud, que un siglo después sigue siendo una atracción turística en las fronterizas cataratas. Asimismo, fabricó un ingenioso antecedente de los punteros láser.

Sus mayores logros, sin embargo, se produjeron en el campo de la automatización. Sus robots, como El Ajedrecista, llamaron la atención en todo el mundo y fueron admirados en las principales sociedades científicas. Todavía en el siglo XIX, Torres Quevedo construyó varios dispositivos mecánicos que resolvían ecuaciones algebraicas. En 1920 creó su aritmómetro electromecánico, una especie de calculadora unida a una máquina de escribir. El «usuario» -mucho antes de que se empleara el término- introducía la fórmula deseada, como 37x52, por ejemplo, y la máquina escribía directamente la respuesta, 1.924, con tinta de la de verdad, nada electrónica. En la Academia de Ciencias de París presentó el Telekino, un robot que obedecía órdenes a distancia, transmitidas mediante ondas hertzianas.

Una biografía de película

Con la vida de Leonardo Torres Quevedo se podría escribir una novela. Nacido el día de los Inocentes de 1852 en Molledo (Cantabria), tuvo ocho hijos, además de multitud de inventos. Firme partidario del esperanto, ocupó el sillón de Benito Pérez Galdós en la Academia y llegó a rechazar el cargo de ministro de Fomento. No fue por falta de valor. En 1873 interrumpió sus estudios de ingeniería en Madrid para acudir a la defensa de Bilbao, sitiada por las tropas carlistas. Murió durante otra guerra, la civil, en diciembre de 1936. Estaba a punto de cumplir 84 años.

 

 

La Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación de la Universidad Politécnica de Madrid, en colaboración con Google, ha preparado un homenaje para el próximo día 7. Una exposición con algunos de sus creaciones, una conferencia sobre su autómata ajedrecista (a cargo del catedrático de física aplicada Francisco González de Posada), un torneo de ajedrez para jóvenes y una mesa redonda sobre el variado legado de Torres Quevedo componen el programa.

1. La máquina de Leonardo Torres Quevedo, por dentro, no permitía esconder ni al jugador más bajito, como sus fraudulentos antecesores

1. La máquina de Leonardo Torres Quevedo, por dentro, no permitía esconder ni al jugador más bajito, como sus fraudulentos antecesores

El Turco, que era un tramposo, derrotó a Napoleón, pero El Ajedrecista ganó a Juan Carlos I

El Turco, que era un tramposo, derrotó a Napoleón, pero El Ajedrecista ganó a Juan Carlos I

Aquí está todo claro. Así funcionaba El Ajedrecista de Torres Quevedo

Aquí está todo claro. Así funcionaba El Ajedrecista de Torres Quevedo

Entrevista con Robert Houdart, autor de Houdini

Entrevista con Robert Houdart, autor de Houdini

 

Houdini 3: el módulo más fuerte del mundo en la interfaz de Fritz

En 2009 Robert Houdart, un ingeniero de estructuras belga que trabajó en instalaciones de energía nuclear y astronomía, mató el tiempo de espera por el espejo de un telescopio escribiendo un programa de ajedrez. Para sorpresa de todos, resultó ser el módulo de ajedrez más fuerte del entorno. Ahora ha salido al mercado la versión tres y pronto estará disponible en ChessBase. Hemos pedido al autor que nos explicase la génesis de tan destacado módulo de ajedrez y aquí les ofrecemos la historia

Miércoles, 31 de octubre de 2012

 

Robert, no eres ante todo programador. ¿Cúales son exactamente tus antecedentes?

Mi formación académica principal en realidad radica en la mecánica estructural y en la transferencia de calor. Me gradué en la universidad en 1991 y luego fui a trabajar Tractebel Energy Engineering, en el diseño de las plantas nucleares belgas y suecas. Durante ocho años mi trabajo fue diseñar sistemas de tuberías para nucleares que fueran resistentes a los terremotos y a los impactos de aviones. Para ello desarrollamos algunos métodos computacionales nuevos, con nombres divertidos "Twin Mode Rotation" (Rotación en modo gemelo) y "Adaptive Modal Summation" (Suma modal adaptativa)

 

Tras ese período cambie a un sector completamente distinto: el negocio de programas informáticos conocido como gestión de relación con el cliente. Desde 1999 he desarrollado dos aplicaciones: "eLink" y "Efficy" que usan hoy en día unas 25.000 personas, principalmente en Europa. Aunque nunca he tenido ninguna educación formal sobre programación, siempre he estado programando desde que tenía 13 o 14 años. Está en mi sangre y siempre he dado un toque de programación a cualquier actividad profesional en la que estuviera ocupado.

¿Y entonces como de repente diste con Houdini, que fue desde el comienzo un programa de ajedrez muy fuerte?

Desde mediados de los años 80 más o menos he estado constantemente escribiendo programas relacionados con el ajedrez como diversión, fuesen módulos de ajedrez o  un programa  para imprimir diagramas de ajedrez en una impresora matricial para la revista del club de ajedrez de Leuven. He escrito varios módulos particulares, la mayor parte de ellos no demasiado fuertes e incluso no muy completos.


Trabajando en su proyecto de telescopio (Dentro de poco les contaremos más sobre él)

El trabajo con Houdini comenzó en 2009. En aquel momento estaba esperando por el espejo de un proyecto de gran telescopio en el que estaba implicado. El espejo acumulo mucho retraso y de alguna forma estaba buscando una salida para la energía creativa que estaba acumulando. Comencé con esa idea de construir el mejor módulo de ajedrez que pudiera y fui ayudado mucho por la cultura abierta que vino con Internet. Ya sabes, hace dos décadas tenías que inventar todas las partes del módulo de ajedrez desde cero (y yo he tenido mi buena parte de ello), pero hoy en día estamos en una situación en la que las técnicas, ideas y ejemplos están fácilmente disponibles en Internet. Puede decirse que es el comienzo de una era en el panorama del ajedrez informático. Como autor de un módulo ya no estás obligado a sentarte en tu esquina reinventando la rueda. La Wikipedia del ajedrez informático, algunos módulos fuertes de código abierto y los foros de discusión discusiones en Internet sobre técnicas de programación de ajedrez hacen el diseño y desarrollo de un módulo fuerte mucho más fácil que digamos hace 20 años.

¿Cuál es el secreto de Houdini que lo hace tan fuerte?

Dos conceptos clave: buena valoración y una selectividad incluso mejor. Es evidente que una buena evaluación de la oposición es la clave para un buen módulo de ajedrez. Houdini es probablemente el mejor módulo para evaluar la movilidad de las piezas y el control del espacio en el tablero. Tiene una valoración muy equilibrada en todas las fases de la partida. Siempre he tratado de vincular la valoración de Houdini a la probabilidad de ganar la partida. Por ejemplo cuando Houdini 3  muestra una valoración de +1,00 en el mediojuego tiene un 80% de probabilidades de ganar la partida contra un rival del mismo nivel con un control del tiempo relámpago. Creo que ese es un aspecto del módulo muy útil.

La selectividad es otra característica clave en Houdini. Lo mismo que un jugador humano, un módulo no mira todas las jugadas con la misma profundidad. Los movimientos potencialmente buenos se examinan exhaustivamente, mientras que a las jugadas aparentemente más débiles sólo se les echa un rápido, somero vistazo. Algunas jugadas examinan hasta una profundidad de 40 o 50 plies; otras sólo cinco. Houdini tiene una buena capacidad para identificar qué jugada de la posición tienen algún potencial. Es similar al instinto y experiencia de un ajedrecista humano fuerte: mira sólo un puñado de jugadas en una posición, descartando casi instantáneamente y sin pensar las otras 30.

 

Esta capacidad ("instinto", si tú quieres) ha sido importantemente refinada y optimizada en cada versión. En comparación con Houdini 1.03, Houdini 1.5 añadió más amplitud a la búsqueda, identificando más jugadas potencialmente interesantes. Houdini 2.0 añadió una capa táctica mejorada a la profundidad de Houdini 1.5a convirtiendo más del potencial de jugadas interesantes. Houdini 3 ahora aporta profundidad adicional a todo este árbol de búsqueda. Esto también explica por qué Houdini es también ya muy fuerte con controles el tiempo relámpago: su instinto lo hace escoger jugadas mejores incluso cuando el tiempo es muy limitado.

¿Cuánto debes a otros programas y programadores? ¿Colaboraste con alguien? ¿Recibiste algún consejo y ayuda?

Como mencioné antes, la comunidad de Internet es una gran fuente de inspiración y la información que ahora está disponible en segundos hubiera llevado siglos recolectarla hace veinte años. Además de la Wiki del ajedrez informático, que es un formidable recurso para el aspirante a desarrollador de módulos, debo destacar el módulo de código abierto Stockfish, que fue la inspiración de la implementación del multihilo en Houdini, y el módulo de código abierto IPPOLIT que facilitó toda la disposición de técnicas de búsqueda y evaluación. El esfuerzo de desarrollo lo hago yo completamente, pero estoy apoyado por gente de todo el mundo que manda ideas sobre mejoras, muy a menudo posiciones en las que Houdini no rinde bien. Algunos aficionados incluso han donado equipos para probar el módulo. Es sorprendente cuanto apoyo ha dado la comunidad durante los últimos dos años.

 

Para el  desarrollo ha ayudado que yo mismo sea un ajedrecista decente (entorno a 2250 en los años 90). Ayuda a la hora de valorar debilidades y para corregir las mejoras en las condiciones de evaluación.

¿Cuáles son los puntos fuertes de Houdini, además de que pueda derrotar a todos sus rivales en duelos uno contra uno? Tanto los aficionados como los profesionales del ajedrez están más interesados en como puede ayudarlos en concreto.

Houdini se sustenta en el legado de Rybka en el sentido en que aporta valoraciones precisas y útiles en casi cualquier posición ajedrecística que pueda darse en las partidas. Es estupendo en la preparación de aperturas y los análisis post mortem. Mostrará con precisión (y sin piedad) lo que fue bien y lo que fue mal en sus partidas, desde la apertura hasta el final.

Houdini es muy bueno a la hora de defender posiciones difíciles (incluso contra otros módulos de primera fila) y su destreza táctica es literalmente sobrehumana. Siempre he intentado mantener el estilo de Houdini bastante agresivo: consistentemente mantiene la más baja tasa de tablas de todos los módulos del escalafón. Contra más de 3000 rivales, Houdini tiene un porcentaje de tablas más bajo del que se puede observar en un torneo humano de grandes maestros.

¿Puedes mostrarnos algunos ejemplos de como Houdini da con ideas interesantes y útiles que otros módulos no son capaces de encontrar?

El rendimiento de Houdini más impresionante que he visto fue en el encuentro TCEC contra Rybka hace unos 18 meses. Fue poco después del lanzamiento de Houdini 1.5a, y Martin Thoresen organizó este divertido encuentro (una especie de campeonato mundial no oficial) en unos equipos muy fuertes, con el control de tiempo clásico. Las partidas pudieron seguirse en directo por Internet y así yo estaba siguiendo como se desarrolló esta partida. Houdini sacrificó n peón, dos peones, tres peones en un mediojuego sin damas para terminar ganando la partida de forma convincente. Durante la partida yo no estaba seguro de que lo que estábamos viendo fuese una partida brillante y no una especie de oscuro fallo de programación… No creo que ningún otro módulo pudiese jugar la partida en la forma en la que lo hizo Houdini. La mezcla de agresividad con una soberbia valoración táctica y posicional hace de esta posiblemente la mejor partida entre módulos de todos los tiempos, en especial contra el que había sido cinco veces campeón mundial de ajedrez informático. Aquí está este vídeo muy interesante que se ha publicado sobre la partida, que expresa muy bien el sobrecogimiento y el asombro del rendimiento.

¿Tienes pensado seguir trabajando en el programa, haciéndolo más fuerte y más útil para los ajedrecistas? ¿O en algún momento volverás a la ingeniería y la astronomía?

Me encanta el ajedrez y la programación, así que que mejor forma de expresar eso que creando y mejorando un módulo de ajedrez que es usado por miles de aficionados de todo el mundo. Tras el muy solicitado lanzamiento de Houdini 3, espero disponer de algún tiempo para la familia y para ir a observar estrellas y planetas con el gran telescopio. Pero a comienzos de 2013 comenzaré a trabajar en Houdini 4.

¿Entonces cuán fuerte es la versión actual que ChessBase lanzará al mercado la semana que viene?

Desde la versión pública inicial de mayo de 2010 he sido capaz de añadir mejoras de fuerza de unos 150 puntos Elo. Eso son unos 50 puntos por año, una tasa con la que cualquier GM humano estaría encantado. Es gratificante repasar esa evolución, ya que cada punto Elo ganado representa gran cantidad de creatividad y trabajo duro. Yo ciertamente no esperaba en 2009 que Houdini fuese a dominar el panorama de los módulos de ajedrez durante varios años, pero llegados a este punto estoy contento por continuar con el sueño.

 


Una combinación invencible: el módulo de ajedrez más fuerte del mundo
corriendo en la interfaz de ajedrez más refinada

 

¡Sucumba a la magia de este programa! Hace dos años tan solo, el módulo de ajedrez Houdini irrumpió en lo más alto de los escalafones y desde entonces ha sido el indiscutible número uno del mundo. El secreto de su éxito: ¡Houdini introduce pura magia en la partida de ajedrez! El módulo del programador belga Robert Houdart encuentra celadas donde los demás módulos no ven nada.

La nueva versión, Houdini 3, va incluso más allá aportando al mundo del ajedrez todavía otro incremento más en la fuerza de juego: al menos 50 puntos Elo gracias a un puñado de mejoras en sus algoritmos de búsqueda. Se manifiestan de diversas formas en varias fases de la partida. En la apertura Houdini 3 demuestra una comprensión todavía más sutil del espacio y la actividad; en el mediojuego el programa localiza con más rapidez que antes cuanto están en peligro de ser dominadas las piezas y en el final se encuentran mucho más pronto las valoraciones correctas y las soluciones a los problemas gracias a una búsqueda más rápida y más profunda. Durante el desarrollo y afinado del módulo, Houdini jugó, aunque parezca increíble, ¡diez millones de partidas de prueba!

Houdini 3 se suministra con la más reciente interfaz de ajedrez de Deep Fritz 13 y con ello pone a su disposición todas las funciones de entrenamiento y análisis del programa  más reconocido del mundo. El paquete incluye 12 meses de suscripción básica al servidor de ajedrez Playchess.com, acceso por Internet a la mayor base de datos del mundo Let’s Check* y el uso de la nube de módulos de ChessBase.



 

 

 

El jugador

El jugador

El ingeniero

El ingeniero

Compartir esta página

Repost 0